Diario de un mal escritor (I)

Llevo tiempo queriendo empezar a escribir algo, pero nunca encuentro el tiempo. El problema está claro: no encuentro el tiempo porque no quiero encontrarlo. Me saboteo a mí mismo y a mis ganas de escribir. Voy procrastinando con excusas “de mal pagador”. El hecho es que las veces que me he puesto delante de la pantalla con el programa de escritura abierto me he encontrado con que no sabía qué escribir, y claro, así se hace muy difícil. En mi fuero interno pienso lo que me gustaría escribir una historia de fantasía épica, o de novela negra, o de ciencia ficción, pero sé que hay que trabajárselo más. Hay que centrarse, elegir qué se va a escribir, prepararse un esquema, un esqueleto de la historia principal, y a partir de ahí dejar que fluya la historia. 

En fin, ahora que lo he entendido podría decir que sé qué es lo que tengo que hacer, pero la verdad es que me conozco demasiado bien como para aseverar que esta revelación vaya a cambiar algo. De momento me he lanzado a escribir estas líneas a modo de expiación, para liberarme y dejar por escrito de forma algo ordenada todos los pensamientos que me rondan por la cabeza en lo relativo a la escritura.

Me prometí a mí mismo que escribiría una hora diaria aunque fuese sólo por romper mano y mejorar la técnica. Esto y la lectura es lo que, según entendí leyendo “Mamá, quiero ser escritor” de Blas Ruiz Grau, me ayudarían a la larga a escribir algo que, al menos, me satisficiera. No hablo de que guste más allá de mi propia expectativa, pero leer algo escrito por mí y que me guste sería para mí premio suficiente, no pido más. 

El problema es que los dos primeros días que me senté delante de la pantalla, como ya he comentado anteriormente,  no conseguía escribir ni siquiera el primer párrafo, porque me había propuesto escribir pero no me había propuesto qué escribir, y así las cosas pues se complican bastante, la verdad. Tenía varios bocetos empezados que intenté seguir y desarrollar, pero al no haber preparado nada más allá de un par de párrafos ocurrentes, pues no sabía hacia dónde quería dirigir la historia, y lo que acabé haciendo fue fastidiar el inicio de un libro que me gustaba muchísimo, así que acabé borrando todo lo escrito y dejando los párrafos originales, a la espera de que algún día sepa cómo debería proseguir.

Bueno, pues de momento no voy a seguir dando la chapa. Sólo quería decir que voy a utilizar éste mi blog para romper mano y, si bien no tengo ningún esqueleto para desarrollar una historia, por lo menos sí que podré ir contando lo que me va pasando por la cabeza a diario tal y como acabo de hacer hoy.

Seguramente habrá cosas que mejorar en este texto, tanto en la forma como en el contenido, pero qué leches, para eso estoy haciendo (o, al menos, pretendo hacer) este esfuerzo de obligarme cada día a dejar aquí una entrada.

Me despido hasta mañana, día complicado pues hoy tenemos una cena que tal vez (muy posiblemente) se complique, así que mañana el esfuerzo será mayúsculo y temo que no lo consiga, pero sin duda lo intentaré.

Feliç any nou! 

Día uno

El primer día ha sido un tanto raruno. No es que haya echado de menos las redes sociales, pero me he descubierto en más de una ocasión mirando el móvil en busca de qué se yo. Supongo que conforme mi cerebro se vaya acostumbrando al hecho de que ya no hay nada ahí que me pueda interesar dejará de ir buscándolo impulsivamente.

Por lo demás todo bien. Espero que todo esto me ayude a aprovechar mejor el tiempo, sobre todo fuera del trabajo, ya que en horario laboral ya me había obligado a dejar el teléfono fuera de mi alcance para evitar echar un vistazo de vez en cuando en los tiempos muertos.

Intentaré seguir la narración de esta pequeño gran reto que me he propuesto, que aunque sé que a nadie le importa, para algo me pago este dominio XDD

Desconectado

Hoy, después de escuchar el último podcast de Días Extraños (el 3×01), he decidido decir adiós a las redes sociales (Facebook, Twitter, WhatsApp, etc). Sólo me he quedado con aquéllas que necesito por temas laborales, y la idea es ver cómo va la cosa los primeros días, y de ahí hasta donde llegue. No sé si se me ha unido la temática del podcast con la crisis de los 40 o qué, pero me ha convencido para dar este paso. Supongo que algo había latente ya dentro de mí que necesitaba el empujoncito que el amigo Santiago me ha dado.

Aquí os dejo el enlace al podcast por si os apetece escucharlo.

https://www.ivoox.com/dex-03×01-armas-de-adiccion-masiva-audios-mp3_rf_40629992_1.html

Como he dejado escrito en Twitter, Facebook y WhatsApp, si necesitáis algo de mí tenéis mi teléfono. Nos vemos en el mundo real 😉

A través del bosque negro

Ahir vaig fer una partideta al Señor de los Anillos LCG. Molta culpa la té el blog Susurros del bosque viejo, que m’ha fet reprendre este joc amb tantes o mes ganes que quan ho vaig comprar. Gràcies a aquest blog, he aprés a agafar-me el joc amb calma i disfrutar cada partida, cada escenari, i anar escalant a la marxeta. De moment vaig fer una partida (el primer escenari) amb el mazo bàsic de espiritu. Pues bé, el primer intent va ser un desastre, i després de 5 rondes ja havia perdut un heroi. La resta era qüestió de temps. Finalment, vaig haver de abandonar. Vaig tornar a escomençar i aquesta vegada la cosa va canviar prou: amb els guies de Lorien i els rastrejadors norteños les localitzacions desapareixien conforme apareixien. Damunt, amb «el saludo de los Galadrim» podia mantindre la meua amenaça per baix del valor dels enemics, el que feia que Dúnhere anara desfent-se d’ells abans de que s’acostaren. Fiinalment, vaig tindre la sort de comptar amb l’inestimable ajuda de Gandalf per a eliminar al vástago de Ungoliant, que era el que se’m podia presentar més complicat.

La veritat és que el joc està molt molt xulo, i el recomane a tot lo món. Hui faré la mateixa missió amb un mazo de tàctica. Tindré el problema quan isca a explorar, perquè la veritat és que són prou fluixets en eixe aspecte, però espere que a base de galtaes puga solventar aquesta debilitat. Ja vos contaré 😉

I hui… Vacances

Ja està ací!

L’època més esperada de l’any: Les vacances. Enguany anem 10 dies a Bèlgica a vore a Lorena i Glenn, i després una setmaneta en Daimús. La cosa pinta bé, molt bé. A vore si enguany conseguisc dedicar-li algo de temps a algun dels projectes de l’anterior post jejejeje

M’acaba d’arribar una molt mala notícia que escomença a confirmar la teoria de la conspiració: Al Valencia CF li ha tocat el Monaco. Preparem-mos per a l’atraco. La UEFA no vol 5 equips espanyols (ni crec que de cap país) en la seua màxima competició. Lo dit: preparem-mos per a l’atraco.

La casa de los 1001 proyectos

Si hay algo que no deja de sorprenderme es la facilidad con la que me dejo llevar por la idea de iniciar un nuevo proyecto. Así, he iniciado una infinidad de los mismos, aunque el problema siempre es el mismo: «arrancà de rossí, frenà de burro». De todas formas, no cejo en mi empeño y espero algún día llevar a cabo alguno de todos. Los proyectos en los que estoy ahora mismo son los siguientes (cabe destacar que el hecho de tener un proyecto en mente no implica que le haya dedicado tiempo, simplemente es algo que se me mete en la cabeza):

  • Escribir un relato al mes y subirlo a la web de relatos. Este proyecto lo tengo en mente desde finales de junio y, en fin, ¿habéis leído el relato de julio? Pues eso.
  • Desarrollar el juego de escaramuzas definitivo. Este proyecto viene directamente de mi época universitaria. Lo había abandonado por completo todos estos años, pero ha vuelto con más fuerza que nunca, y hasta me he hecho una plantilla (a partir de ahí, completamente en blanco me hallo, oiga).
  • Desarrollar un juego más ligero basado en cartas. Este proyecto viene dado por el concurso de prototipos de Analisis Parálisis, y fue el que hizo resurgir el proyecto del juego de escaramuzas. Lo tengo algo menos en mente, pero ahí está, esperando la ocasión para lanzarse al ataque.
  • Jugar regularmente a «El Señor de los Anillos LCG». Después de leer un artículo de un foro de LaBSK, me han entrado unas ganas bárbaras de desempolvar el juego y darle caña. De momento tengo separados los mazos básicos y las aventuras iniciales, y lo tengo todo bien guardado en una cajita que me puedo llevar donde quiera. Ahora «sólo» falta encontrar el tiempo para poder jugarlo.
  • Leerme el «big three» de Tolkien (El Silmarillion, El Hobbit y El Señor de los Anillos). En el mismo artículo mencionado anteriormente se explicaba que una de las razones de que el juego fuese un juegazo era el cuidado que habían puesto los desarrolladores en ser fieles a los textos de Tolkien. Como ya hace muchísimo tiempo que me leí estos libros, los nombres los tengo olvidadísimos, así que ahora que me he fundido Death Note, y que mañana empiezo las vacaciones, es el momento ideal para releerme estas tres obras maestras.
  • Ponerme en forma. Creo que este es el único proyecto que siempre tengo en mente, y por unas u otras razones nunca consigo llevar a cabo. Por lo menos la cosa tampoco llega a írseme de las manos, que ya es algo.

Pues bien, estos son los proyectos que tengo más en mente, pero luego hay unos cuantos más en background, en el limbo de los proyectos, desde donde pueden pasar al olvido o regresar al primer plano. Podéis ver algunos ejemplos:

  • Instalar el Cubase 5 y aprender a usarlo. Concretamente el 5 porque es en el que me pueden ayudar con los plugins iniciales y algunos consejos. Una vez rompa la mano, ya me puedo plantear el hecho de migrar a un Cubase más actual.
  • Aprender a programar aplicaciones Android. Como informático vocacional y usuario regular de Android, ya se está demorando demasiado el momento en el que pueda unir estas dos pasiones y empiece a crear mis propias aplicaciones. Es cuestión de tiempo, pero ya está tardando demasiado. El problema es que ahora no lo tengo entre mis prioridades más inmediatas, ya que priorizo por motivación, y ahora mismo me motivan otras cosas.
  • Crear una aplicación de escritorio bien chula. Este proyecto está muy lejos de ver la luz, porque dentro del propio proyecto van surgiendo distintas vertientes en función de lo que tenga entre manos. Así, he empezado a diseñar programas para gestionar los ejercicios diarios que voy haciendo, o juegos de escaramuza que se juegan en cliente pero se conectan a un servidor, o varias otras muchas cosas. El día que acabe alguna me forro XD.
  • Escribir un libro. De momento estoy con los relatos. Cuando domine el arte del relato, llegará el momento para el libro.
  • Tener un terreno donde plantar un huerto. Esto lo veo, de momento, a medio-largo plazo. Con que quepa un paellero y un huerto de momento me sobra. Vivir de lo que cultivas. Podría también tener animales y así ya daría para una paella, pero esto lo veo de momento muy lejos.
  • Dominar el mundo. Ehem, ehem… ¿No habíamos quedado que este era un proyecto secreto?

Bueno, pues como podéis ver, muchos de estos proyectos darían para una vida, pero me empeño en ir acometiéndolos en función de lo motivado que esté a la hora de afrontarlos. Esto me lleva a convertirme en un «Aprendiz de mucho, maestro de nada», pero a fin de cuentas, es mi tiempo libre y al final lo importante es invertirlo como más me entretenga (para gustos, colores).

Concerts de Viveros

Portada de l'últim disc d'Imelda May
Portada de l’últim disc d’Imelda May

Ahir vaig sentir a la ràdio que Imelda May actua el mes que ve en els concerts de viveros. L’he coneguda enguany, i la veritat és que fa un rockabilly molt aseat. L’actuació serà el 22 de juliol (si, amics, un dimecres). Per lo menos és a les 8, que encara tira que te va. El preu crec que està en uns 25€, aixina que si a algú li fa comboi que em deixe un comentari ací al blog i vorem si fem quadrilla i anem (recordeu que m’he quitao del Facebook XD) 😉

Vos deixe el cartell dels concerts d’enguany de Viveros:

I ací l’enllaç de la primera cançó que vaig sentir d’Imelda May, per a qui no la conega i tinga curiositat:

Xarrem!!! 😀

La decisión

Estoy cansado… Llevo un tiempo sin conseguir centrarme por este motivo, y es algo que empieza a molestarme. Ayer estuve pensando en las causas de este cansancio, y me di cuenta de que llevo demasiadas cosas en marcha: el curro, el grupo, Podemos… En fin, demasiadas cosas que requieren actividad cerebral.

El caso es que, pensando en todo ello, me di cuenta de algo que hasta ahora me había pasado inadvertido: Facebook. Normalmente, cuando necesitaba un pequeño kit-kat, me metía en internet 5 minutos y me servían para reponer «fuerza mental». El problema es que últimamente, esos kit-kat los invierto en Facebook, donde siempre hay algún tema que no me permite este descanso porque siempre hay algo que debatir, o algo en lo que pensar, de forma que el cansancio se va acumulando exponencialmente, y llego al final del día siempre demasiado cansado.

Éste es el primer paso, pero no va a ser el último. Posiblemente vaya dejando más tiempo a las cosas que me apetece hacer y para las que iré más motivado, porque soy de la opinión que las cosas hay que hacerlas bien, y para hacerlas bien es necesario estar motivado. Sin motivación, la gran mayoría de las veces lo que hagas estará abocado al fracaso.

¿Qué pretendo conseguir con esto? Pues conseguir un mayor rendimiento cerebral cada vez que me lo propongo: en el trabajo, cuando quiera aprender a hacer alguna cosa, o incluso leyendo un libro. De hecho, también me he propuesto meditar media hora al día, así que espero volver a estar al 100% en un plazo de 15-30 días. Si veo que la cosa no mejora, ya iré pensando qué más hacer.

En fin, que este rollazo que me estoy marcando viene porque ayer tomé una decisión: en esta primera fase voy a dejar Facebook, Twitter y todas las redes sociales. No es que vaya a eliminar mis cuentas, pero voy a dejar de utilizarlas. Si alguien quiere algo de mí, que contacte conmigo vía móvil (o que siga este blog jejejeje) 😉